Liga Iberdrola

3-1: Triunfo esforzado del Kiele Socuéllamos ante el DSV CV San Cugat

Esta victoria podría ser crucial para que el equipo socuellamino rubricase su objetivo de la permanencia en la máxima categoría

El Kiele Socuéllamos tiene cerca la permanencia en la Liga Iberdrola Foto - Kiele Socuéllamos

3 – 1 (25-17/23-25/25-22/28-26/0-0): Victoria trabajada del Kiele Socuéllamos ante el DSV CV San Cugat.

Regresaba el Kiele a su pista tras el parón navideño recibiendo a un Sant Cugat reforzado para la segunda vuelta, y que no hace honor a la penúltima posición de Liga por jugadoras, y juego, y ante una afición fiel que llenaba el pabellón ambientado por la charanga local “@pasalabirra”, que ponía música y color a un gran partido de voleibol femenino.

Gran victoria del Kiele Socuéllamos

Comenzaba el primer set con un Kiele muy enchufado, tanto en recepción como en ataque, a pesar de la baja de su opuesta Gabriela Da Silva, quien presenta una fisura en su tibia que la mantendrá alejada de las pistas unas semanas, y un Sant Cugat intentando soportar el arreón que las de Chema Rodríguez pegaban en red.

Un fallo informático producía un indeseado parón que se resolvía en minutos, y que hacia a las visitantes remontar el set, e igualarlo, obligando al banquillo local a pedir un respiro para volver a meter a sus jugadoras en el partido, hasta recuperar una ligera ventaja que les iba a dar fácil el primer set con un parcial de 25-17.

La misma tónica

El segundo set seguía la misma tónica: ambos conjuntos jugaban de tú a tú, protagonizando grandes puntos, largos e inimaginables, que deleitaban a todos los asistentes al Gaby; finalmente el set caía del lado de Sant Cugat por un ajustado 23-25, que ponía el 1-1 en el marcador.

Un respiro, agua, consignas del míster: se iniciaba un tercer set que iba seguir la dinámica del partido, con una Rocío Gómez liderando el ataque, la colocadora Bruna Lemos haciendo una brillante lectura de distribución de jueg, y el resto de sus compañeras dando sensación de un equipo unido por primera vez en la temporada, libre de ataduras y jugando un gran voleibol que les iba a dar el parcial por un 25-22 ilusionante.

Nada estaba decidido, pues el equipo visitante estaba liderado por una excelente Camila Maldonado, que tiraba de sus compañera, de coraje y garra, para intentar sacar algo de Socuéllamos, pero no era su día, era el día del Kiele, de todas las jugadoras, comandadas por una imperial Rocío Gómez, quien lideraba a las suyas ganando punto a punto, secundada por Sheila D’Amaro, Rocío Jiménez y Anna Walsh, quienes estaban por la labor de jugar un quinto set.

A pesar de algunos fallos arbitrales, el Kiele conseguía llevarse el cuarto y definitivo parcial por un ajustado 28-26, que les daba los tres puntos, y un final de 3-1 que hacía enloquecer a la afición, y al club en general, sabedores de que el objetivo de la permanencia puede estar garantizado.