fbpx
lunes, 18 de octubre de 2021
Ana Gómez, vicepresidenta de la Diputación de Toledo y concejala de Torrijos.
Ana Gómez, vicepresidenta de la Diputación de Toledo y concejala de Torrijos. Foto - Rebeca Arango
Navidad Con Emoción ENCLM 14/12/2020enero 27th, 2021 - Toledo

«Hemos pasado de tener todo a no tener absolutamente nada, de la certeza de que teníamos un trabajo, unos amigos, una familia, donde todo era muy estable y donde nunca pasaba nada… Y de repente ha venido algo que nos ha pegado un tortazo tremendo, que nos ha sacudido de arriba abajo, donde todo eso que creíamos tan firme se ha visto lejos de nosotros, hemos empezado a perder pie…».


Ana Gómez, vicepresidenta de la Diputación de Toledo y delegada de Educación, Cultura, Igualdad y Bienestar Social, además de concejala en Torrijos, lo tiene claro: «Tenemos que aferrarnos a lo que teníamos, eso es lo que quiero que conservemos».

«Saquemos lo que llevamos en el interior, no nos sintamos cohibidos»

¿Cómo nos aferramos, Ana? «Aprovechemos el momento como queramos, llorando, riendo… pero hay que aprovecharlo, porque los sentimientos no nos los puede quitar nadie. Saquemos lo que llevamos en el interior, no nos sintamos cohibidos».

Sabe que la Navidad que vamos a vivir será absolutamente diferente a todas las que hemos conocido, «va a ser muy recogida, sin fastos, los Reyes no van a pasear por las calles, no vamos a tener puestos navideños, la gente no debe salir en masa a celebrar el 24 o el 31 de diciembre, hay que apelar a la responsabilidad… Pero deben ser unas Navidades esperanzadoras, seamos responsables».

De pequeña, todos apiñados, «era increíble»

Recuerda que sus Navidades más divertidas fueron las que vivió cuando era pequeña, «en una casa también pequeña, la de mi abuela, que era muy buena cocinera, donde nos juntábamos toda la familia, todos apiñados, era increíble».

[ze_image id=»401384″ caption=»» type=»break_limited» src=»https://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2020/12/Ana_Gomez_.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Y ese es el espíritu que no puede destruir el coronavirus. «No veía la luz al final del túnel hasta hace tres meses. Pensábamos que el verano íbamos a tener unas vacaciones de puestas de sol y de terrazas, pero no fue así, sino de muchas restricciones, y creció la ola… Esperábamos que en octubre fuera mejor, pero nos vimos de nuevo en el ojo del huracán, nos hablaban de la vacuna pero con una proximidad… Lo peor era que no teníamos ningún referente».

El peligro del virus no ha pasado, eso es obvio, pero la vacuna «ya está aquí y en unas semanas empezaremos a ponérnosla, ese va a ser el comienzo del restablecimiento de una vida normal».

«Lo tengo claro, regalaría artesanía hecha con el corazón y con sentimientos»

Volvemos a la Navidad…

«El regalo que más esperé y con más ilusión fue una cocinita, pero mi madre estaba embarazada y el 3 de enero se marchó a Madrid a dar a luz a mi hermano. Yo me quedé en casa de mi tía y toda mi preocupación era si aquel año la cocinita me la iban a traer o no porque cuando llegaran los Reyes Magos a mi casa yo no iba a estar».

Pero la cocinita llegó… Y fueron unas Navidades muy felices.

«¿Qué regalaría? Pues lo tengo claro, regalaría trabajo de los demás en forma de artesanía, de cerámica, de bordados, de libros, de cultura… En la provincia de Toledo tenemos muchísima artesanía, algo que estuviera hecho con el corazón y con sentimientos. Y yo me regalaría un buen libro».

Otras noticias

Más de 20 maneras y muchas razones para vivir una «Navidad con Emoción ENCLM»

(Visited 25 times, 1 visits today)