fbpx
lunes, 18 de octubre de 2021
Laura Sánchez, coordinadora de Enfermería del centro de salud de Buenavista, en Toledo, siempre ha visto luz al final del túnel y siempre, a pesar de todo, tendrá una sonrisa que ofrecer a cada uno de sus pacientes.
Laura Sánchez, coordinadora de Enfermería del centro de salud de Buenavista, en Toledo, siempre ha visto luz al final del túnel y siempre, a pesar de todo, tendrá una sonrisa que ofrecer a cada uno de sus pacientes.
Navidad Con Emoción ENCLM 14/12/2020enero 27th, 2021 - Toledo

«Soy una profesional que, como tantos compañeros de la Atención Primaria, tenemos que sentir al paciente y no podíamos tocar, abrazar… Atendemos a todo tipo de población, sobre todo a gente de mediana edad que necesitan sentirnos, que no nos veían, no nos oían, por las medidas que había que tomar, y eso hacía muy difícil ejercer tu  profesión, tu ayuda… Ha sido tremendamente duro y doloroso».


«Los compañeros que tenían que retirarse de la batalla al caer enfermos»

Quien así habla es Laura Sánchez, coordinadora de Enfermería del centro de salud de Buenavista, en Toledo, quien también recuerda con emoción a aquellos compañeros de profesión «que tenían que retirarse de la batalla porque caían enfermos».

Comparte sus vivencias en #NavidadConEmociónENCLM y de cara a estas fechas tan especiales… lo tiene muy claro: «Ante todo, creo que es una Navidad especial, con medidas diferentes que no tienen por qué no hacerla especial. Ya tendremos tiempo de celebrarla como lo hemos hecho siempre».

«No lo estropeemos por unos días de fiesta»

Por eso apuesta «por expresar sentimientos en el día a día aprovechando que a nivel de telecomunicaciones tenemos medios maravillosos». Y dejemos los contactos de siempre para las Navidades del próximo año. «Porque ahora mismo tenemos una curva muy aplanada y por ello pido a la población que, por unos días de fiesta, no lo estropeemos».

La Covid «sigue siendo una patología agresiva. Hagamos una Navidad diferente, pero contra el bicho, con precaución y cabeza».

Volvamos a esos horrorosos meses…

El momento más duro fue… Y la solidaridad vecinal

El momento más duro para Laura fue un aviso que tuvieron para ir a un domicilio «de un matrimonio, ambos con posible clínica Covid, con una hija discapacitada, quienes necesitaban ayuda inmediata. La niña lloraba y se agarraba a mí, y había que tomar una decisión…».

Eriza la piel…

«Nos teníamos que llevar a los padres pero, ¿qué hacíamos con la niña?». Y aquí salió la solidaridad humana, que tanto nos enseña. «Una vecina se hizo cargo de ella incluso sabiendo que podía ser positiva en Covid. Pero la niña seguía llorando, abrazada a nosotros, preguntando que dónde llevábamos a su mamá y a su  papá… Nuestro equipo se quedó allí hasta que a esa niña la dimos una solución, que fue la gran solidaridad de esa vecina, con quien estuvo hasta que un hermano de la madre, que vive en Madrid, pudo salir de allí y hacerse cargo de ella».

«Hay veces que el corazón ya no te permite más…»

No olvidemos que hablamos de niños con unas capacidades especiales «que necesitan contacto, necesitan sentirte, abrazarte. Y claro, la abracé, le di la mano, extremé las medidas de protección hasta donde una puede, pero hay veces que el corazón ya no te permite más…».

A esta y otras experiencias fuera de lo común que tanto a ella como a sus compañeros les trajo la pandemia se le unió que el marido de Laura también fue Covid positivo «con una carga viral alta y estuvo mal». Pero los peores momentos pasaron y…

¡No pueden volver!

[ze_image id=»401699″ caption=»Momentos duros, terribles, compañeros que caían… Pero Laura Sánchez siempre ve luz al final del túnel.» type=»break_limited» src=»https://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2020/12/Laura_Sanchez_1.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

De ahí que toda precaución sea poca.

Laura recuerda que sus Navidades siempre han sido un poco especiales «porque por mi profesión casi siempre me ha tocado trabajar».

«Nunca dejaré de ver la luz del túnel»

Sigamos su consejo, que seguro que nos emociona: «Nunca dejaré de ver la luz al final del túnel, siempre hay que intentar sacar una sonrisa».

¿Qué regalarías en Navidad?

Lo tiene claro. «Una llave, que simboliza que volveremos a abrir esa caja de sueños e ilusiones que tenemos y que se nos cerró con la pandemia, pero que vamos a volver a abrir. Una llave de piel, algo básico y fundamental que vamos a recuperar, como es sentir piel con piel y volver a abrazarnos. Y que sea de colores, porque creo que hay que ser positivos y seguir luchando».

Otras noticias

Más de 20 maneras y muchas razones para vivir una «Navidad con Emoción ENCLM»

(Visited 88 times, 1 visits today)