fbpx
martes, 26 de octubre de 2021
Embalse de Entrepeñas y Buendía. cabecera del tajo
Embalse de Entrepeñas. Foto - David Romero
"Catástrofe hídrica" para Castilla-La Mancha - 02 diciembre 2018 - Castilla-La Mancha

Una vez que los embalses de cabecera del río Tajo (Entrepeñas y Buendía) han superado, a fecha 1 de diciembre de 2018, los 605 hectómetros cúbicos de agua almacenada, la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura puede autorizar este mismo mes un trasvase de nada menos que 38 hectómetros cúbicos, tal y como establecen las reglas de explotación, ya que se ha pasado del nivel 3 al nivel 2. O, lo que es lo mismo, una «pequeña catástrofe» más para los intereses hidricos de Castilla-La Mancha.

Por lo que si esto fuera así, que se autorice finalmente un trasvase de 38 hectómetros cúbicos antes de que finalice el año, de nada habría servido que en noviembre «solo» se trasvasaran 7,5 hectómetros cúbicos para consumo humano (y no los 20 a los que nos tenían acostumbrados), puesto que sumando las cantidades trasvasadas en noviembre y diciembre habría una evacuación total de 45,5 hectómetros cúbicos; mientras que si se hubieran trasvasado 20 hectómetros cúbicos en noviembre el agua embalsada en Entrepeñas y Buendía no habría superado ese límite de 605 hectómetros y con ello se impediría trasvasar 38, aunque sí 20.


El trasvase del Tajo al Segura continuará…

Lo que significa que los regantes del Segura ganarán 5,5 hectómetros cúbicos entre los dos meses (7,5 de noviembre más 38 de diciembre, 45,5 en total) al cambiar de nivel 3 al 2; mientras que si se hubieran trasvasado 20 en noviembre, Entrepeñas y Buendía continuarían en nivel 3 y solo estaría permitido trasvasar 20 en diciembre, por lo que no pasarían de los 40.

Por lo que la «guerra» del agua continuaría con una comunidad autónoma como clara perdedora: Castilla-La Mancha, ya que mes sí, mes también, sigue obligada (está visto que los continuos recursos judiciales no sirven absolutamente para nada porque gane o pierda, el agua se va de igual forma) a derivar agua al Levante español a pesar de que los embalses de cabecera del Tajo están en situación agónica desde hace años. O solo hace falta echar un vistazo al río tanto en Toledo como en Talavera para comprender que es un río muerto debido a años y años de trasvase y a los vertidos continuos y contaminantes desde el Jarama madrileño y sobre los que nadie parece que hace nada.

La respuesta, este mismo mes, cuando se reúna la Comisión de Explotación y decida sobre los 38 hectómetros cúbicos que el Gobierno de Murcia no ha parado de reclamar en las últimas horas, al igual que el Scrats (Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura).

La historia (llámese trasvase) continúa…

(Visited 45 times, 1 visits today)