fbpx
miércoles, 18 de mayo de 2022
El embalse de Navalcán desembalsando agua.
El embalse de Navalcán desembalsando agua.
El agua se fue para regar La Vera (Extremadura) - 13 octubre 2017

Izquierda Unida Castilla-La Mancha alerta de los «daños» que puede provocar el nuevo desembalse de agua que ha autorizado la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) desde el embalse de Navalcán (Toledo), lo que podría poner en peligro «el abastecimiento humano de casi 13.000 castellano-manchegos«.

Y es que «sin previo aviso», desde este pantano toledano se ha trasvasado agua hasta el de Rosarito, que se ubica entre Toledo y Ávila, con la intención de «regar la comarca extremeña de La Vera«.


[ze_summary text=»Supone un nuevo desprecio y un nuevo asalto a nuestra región en beneficio de otras»]Supone un nuevo desprecio y un nuevo asalto a nuestra región en beneficio de otras[/ze_summary] 

Así informan en un comunicado de prensa remitido por IU, y aseguran que, tal y como denunció el cofundador y coportavoz de la Plataforma en Defensa de los Ríos Tajo y Alberche de Talavera, Miguel Ángel Sánchez, casi 11.000 litros por segundo cambian de embalse, lo que suma un hectómetro cúbico al día.

 

Por eso rechazan este desembalse y afirman que «supone un nuevo desprecio y un nuevo asalto a nuestra región en beneficio de otras, por parte del Gobierno central del PP, y con el agravante de quitar agua de consumo humano para regadío. Actualmente, del embalse de Navalcán se abastecen 15 municipios, los correspondientes a la Mancomunidad de la Campana de Oropesa y Cinco Villas. Estos municipios, habitualmente, toman el agua del río Tiétar, hasta que este deja de correr, lo que viene sucediendo en el mes de junio, y cuando esto pasa deben proveerse del agua del embalse de Navalcán».

Entre todas estas poblaciones alcanzan las 13.000 personas. Los municipios de las dos mancomunidades son: Las Ventas de San Julián, El Puente del Arzobispo, Navalcán, Torrico, Parrillas, Oropesa, Lagartera y Valdeverdeja, Alcolea de Tajo, Herreruela de Oropesa, Calzada de Oropesa, Alcañizo y Torralba de Oropesa.

Cuando las localidades se abastecen desde Navalcán, cuentan con mucha menor calidad que cuando llega desde el Tiétar, ya que el agua es «peor «, además que se complica su potabilización «por la numerosa presencia de algas».

Estas dificultades acarrean que en ocasiones y en algunos pueblo tengan que «compran el agua para beber y cocinar por el sabor a cieno y peces que lleva». Por este motivo, si baja el nivel de la presa con este desembalse, «la depuración será aún más lenta y de peor calidad. Es decir, habrá mayores restricciones que las que hay actualmente siendo el agua peor», indican desde IU CLM.

En este sentido, «resulta insoportable volver a comprobar como la Confederación Hidrográfica del Tajo prioriza el regadío en otras regiones sobre el abastecimiento humano en Castilla-La Mancha. Parece que, no estando conformes con haberse llevado el agua de los embalses de cabecera del Tajo, ahora lo quieran hacer con el embalse de Navalcán, ya que esto ocurre cuando aún está reciente el trasvase realizado desde el Tajo al Segura cuando los embalses de cabecera del Tajo se encuentran por debajo del límite legal del 10 por 100″, reivindican desde la organización política.

[ze_summary text=»Es muy importante reservar los volúmenes almacenados en el embalse en previsión de que la sequía se agudice»]Es muy importante reservar los volúmenes almacenados en el embalse en previsión de que la sequía se agudice[/ze_summary] 

El río que llega hasta el embalse de Navalcán es el Guadyerbas, pequeño afluente de del Tiétar que muchas veces no lleva agua, ante lo que IU asegura que es «muy importante, ante la situación actual de sequía extrema, reservar los volúmenes almacenados en el embalse en previsión de que la sequía se agudice».

Esta decisión para Izquierda Unida supone que «una vez más la Confederación Hidrográfica del Tajo, y por ende, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, maltrata a nuestra región en beneficio de otras«.

Pero no solo cargan contra el Ejecutivo de Rajoy, sino que también lo hacen con de Page, ya que piensan que se muestra «incapaz de defender los intereses de Castilla-La Mancha y de sus habitantes. Mientras que la Confederación se ha estado llevando el agua de consumo para regar Extremadura, Emiliano García-Page estaba en Madrid, presenciando el desfile militar, en vez de estar defendiendo los intereses de su región».

Explican que el Gobierno de CLM ha estado cometiendo una «irresponsabilidad» al no adoptar «medidas adecuadas en estos años» ante las posibles restricciones de agua de consumo humano en CLM y que este desembalse «solo viene a empeorar la situación ya grave de por sí».

 

(Visited 20 times, 1 visits today)