fbpx
jueves, 9 de febrero de 2023
El escenario del PSOE - 04 septiembre 2017 - Toledo
Mar G. Illán Mar G. Illán

Por primera vez en la legislatura hay un cierto escenario de estabilidad política y presupuestaria que parece que hará que esta vez las cuentas de la Junta se aprueben en los plazos ordinarios y entren en vigor cuando deben, el 1 de enero del año para el que son pensadas. Será la primera vez que el Gobierno de Emiliano  García-Page dispone de esa certidumbre. O, al menos, eso es lo que parece.

En estos tiempo todo es susceptible de empeorar sin venir a cuento y más en un mundo lleno de locos y fanáticos con armas de destrucción masiva, una España con mucha gente dispuesta a desgajarla por Cataluña y poco dinero y trabajo precario para las muchas necesidades que atender y los infinitos agujeros que la crisis abrió y que aún no se han podido tapar.


En ese escenario, por definición inestable y turbulento, las piezas vuelven a encajar más o menos en su sitio entre los socialistas castellano-manchegos, que al hilo de un acuerdo con Podemos que ha conllevado sangre, sudor y lágrimas retoman la iniciativa política en Castilla-La Mancha.

Todo ello permitirá que su líder, actual secretario general y presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, vuelva a su hoja de ruta: gobernar y prepararse para revalidar mandato en menos de dos años.

[ze_summary text=»En un escenario, por definición inestable y turbulento, las piezas vuelven a encajar más o menos en su sitio entre los socialistas castellano-manchegos»]

En un escenario, por definición inestable y turbulento, las piezas vuelven a encajar más o menos en su sitio entre los socialistas castellano-manchegos[/ze_summary]

 

Había sonrisas, claro, en los rostros de los socialistas y de los diputados de Podemos en el exacto momento en el que quedaron aprobados los Presupuestos de 2017. Pero, sobre todo, había alivio. Suspiros de alivio.

Los Presupuestos son la columna vertebral de la acción de gobierno y ésta la mejor manera de ganar o perder unas elecciones. Con ellos vuelven a tomar el control y por lo tanto la posibilidad de llegar primeros a la meta, que son las elecciones autonómicas de 2019.

Sería exagerado decir que el tablero en el Partido Socialista se ha calmado. Pero desde luego, las incógnitas se han despejado y se sabe cuáles son las piezas y cómo están colocadas. En Ferraz está Pedro Sánchez. Y en Toledo, Emiliano García-Page.

En las comunidades autónomas los barones van revalidando sus liderazgos internos, porque en el siglo XXI cada uno elige a quien le da la gana para aquello que le parece mejor. Lógicamente.

Y querer a Pedro no significa odiar a Emiliano ni viceversa. Por lo menos, no para la mayoría, que no entiende la vida como una vendetta, una representación permanente del conmigo o contra mí o un ajuste de cuentas cuando pierden los cargos.

[ze_summary text=»En el PSOE querer a Pedro no significa odiar a Emiliano ni viceversa; por lo menos, no para la mayoría, que no entiende la vida como una vendetta»]

En el PSOE querer a Pedro no significa odiar a Emiliano ni viceversa; por lo menos, no para la mayoría, que no entiende la vida como una vendetta[/ze_summary]

 

Los líderes ¿carismáticos? del momento son desobedecidos con naturalidad, se les sabe humanos y falibles y no se espera de ellos un credo al que someterse con fe y obediencia ciegas. Basta con que estén dispuestos a afrontar las dificultades del momento, no metan la mano en ello y sintonicen, en el fondo y en las formas, con sus votantes.

La última X por despejar

Al PSOE en Castilla-La Mancha le queda una última X por despejar, aunque la mayoría de la gente apuesta a que el final será la reelección de Page como secretario general del partido. Él aún no ha dicho ni que se presentará, pero dejó pistas muy claras en su intervención ayer en el Comité Regional que convocó el Congreso que tiene que despejar esa duda: «No me gusta dejar las cosas a medias».

[ze_image id=»196900″ caption=»» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/09/Comite_Regional_PSOE_55.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Ante los 300 presentes se mostró centrado y decidido. Fue recibido con calurosos y repetidos aplausos, dijo claramente que si es secretario general será para intentar ser el candidato y ganar las elecciones de 2019 y marcó distancias claras con quien ya ha dicho que será rival, José Luis Blanco, alcalde de Azuqueca. No fue el discurso de alguien que no sabe qué va a hacer o está en retirada.

Hoy se abre el proceso de primarias en el PSOE de Castilla-La Mancha y posiblemente el martes Page anunciará que presenta su candidatura a la Secretaría General del PSOE. Si Blanco consigue su 10 por 100 de avales, habrá primarias el 30 de septiembre, un proceso en el que el actual secretario general parte como favorito, aunque haría mal en confiarse. El Congreso Regional de los días 28 y 29 de octubre proclamará secretario general al elegido. Y ya no habrá excusas para seguir en la batalla interna.

[ze_summary text=»Si las cosas salen por el lado de lo previsible, el 1 de octubre Page habrá vuelto a su hoja de ruta: Presupuestos de 2018 y liderazgo del PSOE»]

Si las cosas salen por el lado de lo previsible, el 1 de octubre Page habrá vuelto a su hoja de ruta: Presupuestos de 2018 y liderazgo del PSOE[/ze_summary]

 

Si las cosas salen por el lado de lo previsible, el 1 de octubre Page entregará en las Cortes -o estará cerca de hacerlo- los Presupuestos de 2018 y los militantes del PSOE le habrán dado su apoyo para que siga siendo su líder. Es decir, Page habrá vuelto a su hoja de ruta tras un año de abruptos rodeos.

(Visited 12 times, 1 visits today)