fbpx
viernes, 3 de diciembre de 2021
Jorge Garrosa, guionista de "Piel de Barro", también es uno de los testimonio que se incluye en el film.
Jorge Garrosa, guionista de "Piel de Barro", también es uno de los testimonio que se incluye en el film.
Planeta Rural (1) - 10 noviembre 2021 - Cuenca

Hoy nace Planeta Rural, la sección de encastillalamancha.es para tratar uno de los problemas más acuciantes de los pueblos castellanomanchegos: la despoblación. La pérdida de población está afectando a muchas partes de la región y aboca a comarcas enteras a un futuro incierto y por ello vamos a comenzar por el principio, por la visibilización del problema, que lo encarna en este reportaje «Piel de Barro«, una película documental que ha dirigido Luis Gibert, que es candidata a cinco Premios Goya y que arrancó el aplauso del público en muchas de sus primeras proyecciones en cines de Barcelona.

Un film que narra de una forma muy particular los problemas que sufre la Serranía Alta de Cuenca y que nació en pandemia, puesto que Gibert y su familia se mudaron durante un tiempo a Beteta (Cuenca).


 

Menos densidad de población que El Sahara

Masegosa, El Tobar, Carrascosa de la Sierra, Huerta de Marujales, donde solo viven tres personas, Beteta… Gibert recorrió un sinfín de pueblos de esta comarca en busca de historias que contar con primeros planos, todo ello acompañado de un excelente equipo que le ha ayudado a poner en marcha esta iniciativa.

Y es que la idea del documental nació tras una charla con el que posteriormente sería guionista de la película, Jorge Barroso, amigo del cineasta barcelonés y que había realizado un completo estudio sobre despoblación en la comarca, arrojando datos tan impactantes como que esta zona de Cuenca tiene menos densidad de población que el desierto de Sahara, con menos de 2 habitantes por kilómetro cuadrado.

Gran acogida en los cines de Barcelona

«Piel de barro» ya es una gran historia desde el nombre. Pretende hacer referencia al «hombre del campo», curtido por el duro trabajo que allí se desarrolla. «Mi madre es compositora, Elvira Checa, y sacó un disco llamado Piel de Barro, con una canción en concreto del mismo nombre, que estaba dedicada al hombre del campo, que está moldeado por el sudor de su frente al trabajar en el campo», explica Gibert.

Testimonios directos de hombres y mujeres que ven como las tierras que un día estuvieron llenas de vida se van quedando sin habitantes, donde hay lugar para las reivindicaciones sociales porque, al fin y al cabo, lo único que se pide en los lugares que sufren despoblación es «que tengamos los mismos derechos y servicios que una persona que vive a 10 kilómetros de una ciudad», exclama el director.

La película se estrenó el 31 de agosto en cines de Barcelona y la respuesta del público fue sublime. Llenaron todos los días y en muchas de las proyecciones la el público se arrancó a aplaudir cuando terminó. «Fue un éxito«, festeja el director.

Ahora comenzará su periplo por cines de España y de otras partes del mundo, puesto que una distribuidora se ha interesado por el proyecto. También estará en festivales y posteriormente seguirá su curso en televisiones y plataformas.

Un estilo muy peculiar 

La película es muy interesante tanto en el fondo como en la forma. Son todo primeros que ayudan a empatizar con los 30 protagonistas que narran los problemas de sus municipios.

«Son 82 minutos de primeros planos ininterrumpidos de gente que está mirando al público, es muy claustrofóbico, pero muy intenso, te llegas a hacer amigo de los protagonistas», resalta el cineasta.

Los problemas que expone la película

En la película se narran cómo es la vida en los pueblos y también cuáles son los problemas que sufren. Falta de servicios, de trabajo, de acceso a la vivienda, pero también se dieron «soluciones muy prácticas».

«Ayudas fiscales, de la mejor forma que se puede ayudar a la gente es que se les ayude fiscalmente, que no pague igual que en la ciudad. El móvil en algunos pueblos a veces funciona y otras no, y pago lo mismo», ejemplifica.

Por ello, muchos de los protagonistas reclaman la implicación de los ayuntamientos y empresas, que no dejen pasar ninguna oportunidad que puedan venir en forma de fondos regionales, nacionales o europeos.

«Hay que premiar a la gente que vive en el pueblo, en la sierra hay empresas importantes, pero muchos trabajadores viven en Cuenca, vamos a premiar a los que se quedan en el pueblo», subraya, para añadir que haca falta «una implicación mucho más directa que favorezca vivir en los pueblos».

Por ello resalta la importancia de que se mantengan servicios como las escuelas rurales. «Es fundamental para que se mantenga el engranaje, si no hubiese escuela, no nos hubiésemos quedado aquí», explica, puesto que durante la pandemia se mudó con su familia a Beteta y sus hijas acudieron allí al colegio.

Cinco candidaturas a los Goya

De momento esta película documental ha pasado el primer corte y es candidata en cinco categorías, a la espera de conocer los nominados. «Piel de barro» optará mejor película, mejor dirección, mejor guion original, mejor montaje y mejor sonido.

El especial «Planeta Rural» estará en encastillalamancha.es las siguientes semanas. En él se intentará contar historias y ofrecer soluciones a este problema de la despoblación, un especial que cuenta con la colaboración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

(Visited 292 times, 1 visits today)