Desde el Balcón de ELAlcalde

"Josefina y Carlos pronto pelearán por ti y por mí", por Juan Ramón Amores

Cuando Juan Ramón escribe este "balcón" está a 24 horas de su cumpleaños. Emoción ante un día que será especial y distinto, pero hoy recuerda y homenajea a sus amigos en la sanidad pública y con síntomas de haberse contagiado con el Covid 19. Él tiene claro que nos cuidarán de nuevo y que después de esto no se cuestionarán más los servicios públicos

Ese día Fran nos dijo: » Chicos, Josefina tiene síntomas y le han dicho que se vaya a casa «. Lo escribió por WhatsApp, me imagino que todos se quedaron como yo. Llevaba unos días nervioso, diciéndonos que ella llegaba casa y que compartía todo con él y con Mateo.

La verdad es que es una situación complicada. Ese día Fran no acudió a la reunión que cada día tenemos de forma telemática, los concejales y concejalas del equipo de gobierno. Todos estábamos preocupados, pero decidimos esperar a que tuviera la fuerza para volver a conectarse.

Josefina es enfermera del hospital de Villarrobledo

Josefina es enfermera en el hospital de Villarrobledo. Allí hay mucha gente de mi pueblo, trabajando en un centro sanitario público que da servicio a una comarca muy amplia.

Ella ha sufrido en primera persona la falta de personal, de los conocidos EPIs que nadie sabíamos lo que era hasta esta pandemia, de la falta de tests… Nos lo contaba Fran durante muchos días para que supiéramos en de primera mano cómo lo estaban pasando allí.

Creo que los aplausos que cada día suenan a las ocho han servido para darnos cuenta de la importancia de los servicios públicos en situaciones como esta. Servicios públicos, que siempre son los primeros en sufrir la tijera siempre que hay una situación económicamente complicada pero que en esta ocasión saldrán reforzados, porque por primera vez hemos visto la importancia de eso que «veíamos» como un derroche.

Creo en el servicio público ahora, antes y siempre

Y digo «veíamos» incluyéndome, aunque realmente yo nunca me incluiría, porque yo creo en el servicio público, antes, ahora y siempre.

Josefina ha compartido estos días la casa con Fran y Mateo, preocupada por si ahora podía contagiarles, pero también por si lo había hecho antes.

Comiendo sola, durmiendo sola, viendo cómo Mateo, con ni siquiera los seis años cumplidos, estaba contento por dormir con papá, pero a su vez, cada noche, pensaba mirando a la puerta, si mamá ya estaría dormida.

Es desgarrador… Y pienso en Iván y Jimena

Es desgarrador el pensamiento de un niño ante una situación como esta. Muchas veces, cuando Iván y Jimena vienen a contarme un cuento en esta cama que ahora utilizo circunstancialmente, pero que será donde me verán durante mucho tiempo, medito… ¿Qué pensarán…? ¿Qué les pasará por la cabeza…? ¿Cómo verán en el futuro que su padre no irá a recogerles al «cole», pero que estará en su rincón esperando a que vuelvan cada día…?

Josefina lleva días sin salir a aplaudir. Es muy curioso pensar que quién recibe los aplausos no sale a escucharlos. Desde aquel día salen solos Mateo y Fran a aplaudir. Mateo aplaude mientras cuentan los arco iris que van poniendo en los pisos que rodean al suyo y Fran aplaude mientras mira a su hijo contarlos.

Por fin han venido a hacer la prueba del virus. Los síntomas durante estos días van y vienen. Mañana sabrán el resultado, si es positivo, tendrán que seguir manteniendo esa distancia dura, triste y desconocida antes. Si es negativo, a ella le gustaría poder ir a trabajar, lo está deseando. Volverá a pelear por ti y por mí, en las urgencias de un hospital.

Josefina, enfermera en Villarrobledo
Josefina, enfermera en Villarrobledo.

 

Mi amigo Carlos, enfermero en Albacete, también tiene síntomas

He llamado a Carlos, amigo de los de la pandilla, de mi grupo, de esas personas que siempre lucen una sonrisa cuando nos vemos. También está de baja, desde hace unos días empezó a tener síntomas, y rápidamente tuvo que dejar su puesto de enfermero en el Hospital General de Albacete.

Días de incertidumbre, aún no tiene síntomas muy graves pero por precaución no puede estar en el hospital. Escuchar las noticias, ver que tus compañeros están saturados y estar esperando a que vengan a hacerte el test, con ganas de que dé negativo para volver a darlo todo en tu puesto de trabajo.

Nos vemos por vídeo y tiene buena cara, dice que está aprovechando el tiempo para retocar las fotos que nos hace a los amigos. Se queja de la situación en la que están sus compañeros, analizamos las declaraciones de los políticos, los audios y los vídeos que circulan, el futuro  incierto, si se podría hacer más o no, si podríamos haber sido más previsores…

Aunque a mí lo que realmente me importaba es saber si él estaba bien. Ver su cara, su mirada, su cariño y su sonrisa me dejan tranquilo. Estará pronto en la faena, ayudándonos a ti y a mi. Justo al día siguiente de hablar conmigo le han hecho la prueba, aunque todavía no sabe los resultados.

«Tengo ganas de que nos veamos y podamos darnos un abrazo y un par de besos»

Me quedo con una frase que me dice Carlos durante la conversación: «Tengo ganas de que nos veamos y podamos darnos un abrazo y un par de besos«, algo que es muy típico en nuestra pandilla, siempre lo hemos hecho, y siempre lo haremos.

Carlos, amigo de Juan Ramón Amores, enfermero en el hospital de Albacete
Videollamada con Carlos.

 

Por ellos y para ellos es necesario que los test lleguen lo antes posible, para que no pierdan ni un segundo de tiempo en estar en casa, en pensar si puede ser un positivo asintomático.

Tengo mucha gente cerca que trabaja en sanidad

Tengo mucha gente cerca que trabaja en sanidad, Josean, Mónica, Mercedes, María José, Mario, Ana, Eva, Elena, Luismi, Bea, Chema, Dabaiba, Rodrigo, Pilar… Hay días en los que los llamaría a todos, pero prefiero no hacerlo, por si están descansando, trabajando, con su familia,… Desde este pequeño texto les mando un abrazo cargado de energía, para que sigan cuidando de todos nosotros. Os quiero.

Quiero también dedicar un abrazo, con mucho cariño, a la mucha gente de La Roda que trabaja con Josefina. Seguro que me olvido de alguna persona, pero por favor disculpadme: Sole Moreno, Maria del Señor Moreno, Esperanza Sevilla, Mª Carmen García, Antonia, Juanjo, Juan Angel Mendieta,  Carmen Donate, Esperanza Sanchez, Úrsula Charco, Conchi Escribano; Magdalena Alarcón, Reme Salvador, Emília Berruga, Loli Sánchez, Lidia, Reme Villodre, Fran, Ana Levia–

¡Gracias…!

Gracias a Fran por ayudarme a construir esta historia

Al equipo del Hospital Carlos III, donde llevan mi seguimiento; a María, Pilar, Yolanda, Saúl, Teresa, Toñi, Charo…

A Ana Amigo y Laura Gómez, que están currando en Madrid.

A María José Donate, nuestra pregonera del año pasado, que conociéndola lo estará dando todo.

A la Unidad de ELA del hospital de Albacete.

A Laura y todo el equipo del centro de salud de mi pueblo.

A Carmen María y Félix, para que sigan cuidando a nuestros mayores en las residencias.

Y para no olvidarme de nadie, al 100 por 100 del personal que trabaja en el sistema de salud nacional, mi reconocimiento infinito. No perdáis ni un poquito de vuestra fuerza en estos momentos.

Mi 43 cumpleaños

Cuando mañana leas este balcón, será mi cumpleaños, no te olvides. 43 años y con ganas de vivir muchos más.

Quiero muchos regalos, pero esta vez más que nunca, no quiero regalos materiales, me conformo con una sonrisa, con una canción, con un mensaje. Me conformo con que este día seas feliz, con que no compartas un bulo, con que mandes un mensaje positivo a la gente de tu entorno, en tus redes sociales… Me conformo con que sigamos aplaudiendo a la gente de cada sector que trabaja por nosotros.

Yo, a cambio, te prometo que mañana, a pesar de ser un cumpleaños distinto, seré feliz. Te lo cuento el lunes, te espero.

Felicidades Fran Piera, gracias por compartir este camino conmigo.

Felicidades Ana María.

Felicidades pequeñas Bárbara y Patricia, las mellis.

Felicidades Sonia, mi hilo rojo al que tanto quiero, recuérdalo siempre.

De momento os dejo esta canción, que hoy Mar G. IIán me ha regalado, disfrútala.

Otras columnas «Desde el balcón de ELAlcalde»:

«Abro mi balcón para explicarte cómo me siento y aportar un granito de esperanza»

«Del cumpleaños a distancia de mi padre a cómo conocí a Laura», por Juan Ramón Amores

«Hay un bichito en la calle… ¿Cómo explicárselo a los niños?», por Juan Ramón Amores

«Para los justicieros de balcón también cambió la hora», por Juan Ramón Amores

«Ya nunca veréis igual a los docentes, el ejemplo de Mónica y mis compañeros», por Juan Ramón Amores

“El camino más largo y triste que has recorrido nunca”, por Juan Ramón Amores

«Sois sus ángeles de la guarda… Y los mayores, los vuestros», por Juan Ramón Amores

«Nunca te rindas», por Juan Ramón Amores

«¡Felices 103 años, Ana Josefa…! Al final la vida se abre camino», por Juan Ramón Amores