fbpx
martes, 5 de julio de 2022
Tuit que publicó David Llorente denunciando que había sido bloqueado por su propio partido.
Tuit que publicó David Llorente denunciando que había sido bloqueado por su propio partido.
Un nuevo capitulo en el enfrentamiento entre Llorente y el partido - 04 junio 2019

Podemos sigue ejemplificando la división de la que ha sido presa en Castilla-La Mancha durante la pasada legislatura. Las hostilidades no han cesado a pesar de la debacle electoral -han quedado fuera de las Cortes regionales-, de la dimisión de secretario general José García Molina y de todo el Consejo de Coordinación del partido, su órgano de dirección.

La cuenta oficial de Twitter de Podemos Castilla-La Mancha bloqueó a David Llorente, añadiendo un capítulo más en esa bochornosa bronca que han protagonizado los representantes de Podemos en las Cortes de CLM. Todo ello tras la publicación del artículo de David Llorente titulado «Humo y tierra quemada: el ‘molinismo’ hunde Podemos en Castilla-La Mancha», en el que el diputado y portavoz de la formación morada durante toda la legislatura en las Cortes de CLM criticaba tanto la participación y «claudicación» de Podemos en el Gobierno del PSOE, como la propia figura de Molina en la campaña electoral donde pasó «de la multitud indignada en las plazas al líder visionario en el páramo«, en relación a esa estampa de «Molina en solitario en medio de la estepa castellana subido a una lujosa moto de gran cilindrada», que usó el exlíder como imagen de campaña.


«Otra demostración más de la política sectaria de exclusión y acoso del molinismo contra «los que sobran»: la cuenta oficial de Twitter de Podemos CLM me ha bloqueado sin mediar explicación. , publicó Llorente el pasado sábado 1 de junio en Twitter.

Un desencuentro que viene de lejos

Y es que, aunque la cuenta levantó el bloqueó horas después de haberlo hecho público Llorente, esto solo sería anecdótico de no ser por los capítulos de desencuentro público de las caras visibles de Podemos en la región en los últimos meses.

Quizás el más duro es la acusación de «trato sexista y discriminatorio»que habría proferido Llorente las firmantes -trabajadoras de Podemos- de una carta enviada a la secretaria de Organización, María Díaz. La respuesta por parte de Llorente fue una querella por «difamación» que ha sido aceptada por la justicia, a falta de que se investigue y se juzgue.

Pero no menos curioso fue ver cómo Llorente por un lado y Díaz por otro se iban turnando a lo largo de una semana en febrero para convocar a los medios con el principal propósito de acusarse y responderse continuamente cuando ya la división era máxima y Llorente no iba a ir en las listas electorales de Podemos. La formación morada desautorizó a Llorente por irse de una Comisión y «seguir el juego del PP», Llorente dijo que no cedería a las amenazas y que seguiría como diputado, Podemos expedientó a parlamentario y él pidió que el partido hiciera lo propio con García Molina y María Díaz por «difamaciones«.

Las razones de todas esas ruedas de prensa: Llorente estaba contrariado porque el PSOE no tramitaba la Ley de de Tierras Raras – cuyo texto había llevado él a las Cortes- y se declaró en rebeldía, lo que levantó los miedos en Podemos y sobre todo el PSOE porque se podrían quedar sin mayoría en las Cortes, aunque él aseguró que aprobaría la Ley de Garantías Ciudadanas -medida estrella de Podemos esta legislatura-, aunque no hubo lugar porque el texto solo fue aprobado por el Consejo de Gobierno y no se pudo tramitar en las Cortes de CLM.

(Visited 60 times, 1 visits today)