Page asistió a la toma de posesión

Amores ya es alcalde: "Ni mi corazón ni mi cabeza necesitan de las piernas para avanzar al lugar al que quiero llegar"

Arropado y aplaudido por vecinos y numerosos responsables públicos, Juan Ramón Amores es ya alcalde de La Roda y ha declarado a su pueblo su único partido, al tiempo que se propuesto convertirlo en un referente de la solidaridad y una pujante cabecera de la comarca

Vibrante, comprometido, valiente, acordándose de todo y de todos, conciliador y cargado de sentido común. Así fue el discurso de investidura de Juan Ramón Amores, el primero que pronuncia como alcalde de La Roda (Albacete), tras una contundente victoria en las elecciones municipales que da a su partido 10 de los 17 concejales de la Corporación y le devuelve el gobierno de la localidad tras 32 años ininterrumpidos de equipos del PP.

El sueño de ser alcalde de La Roda

Arropado por la cúpula del partido y el Gobierno, tanto en Castilla-La Mancha como en Albacete, Amores comenzó su intervención declarando el 15 de junio de 2019 como “el día en que cumplo el sueño de ser alcalde de mi pueblo. Alcalde de La Roda”.

Le escuchaban los varios cientos de vecinos que llenaron la ermita de San Sebastián, donde quedó constituido el nuevo ayuntamiento. Y también el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero: el delegado del Gobierno en CLM, Francho Tierraseca; los consejeros de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto; de Bienestar Social, Aurelia Sánchez; y el portavoz del Ejecutivo, Nacho Hernando; el presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, entre otros representantes públicos.

En fotos, la investidura de Juan Ramón Amores, el alcalde del que todos hablan

Hasta el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se ha hecho eco de la toma de posesión de Juan Ramón Amores:

“Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar. Mis padres, me enseñaron desde pequeño a no temer al fracaso”. Bajo ese paradigma aprendido en la infancia, Juan Ramón Amores lo intenta todo. Lo hace como enfermo de ELA, lo ha practicado como director general de Juventud y Deportes y lo va a repetir como alcalde de La Roda, el primero y único en España que sufre esa enfermedad, un reto que ha puesto en él todos los focos mediáticos del país.

A ello se refirió también en su discurso de investidura: “Una enfermedad que me hace caminar con lentitud y mucha precaución para no caer. Pero afortunadamente ni mi corazón ni mi cabeza necesitan de las piernas para avanzar al lugar al que quiero llegar. Puede que camine más despacio. Puede que lo haga con más torpeza. Puede, incluso que me caiga alguna vez, sólo para levantarme con más fuerza”, una tarea en la que pidió la ayuda de todos.

Ni mi corazón ni mi cabeza necesitan de las piernas para avanzar al lugar al que quiero llegar
“He tenido intervenciones en tantos medios, que hacen que mi cabeza esté en una nube, aunque mantengo los pies en el suelo, es la principal de mis preocupaciones. Tengo miedo, miedo a caer desde muy alto, por eso les pido que si caigo estén a mi lado”, continuó diciendo.

Solidaridad, igualdad, desarrollo, bienestar y oportunidades

Gobernará con una holgada mayoría absoluta y, aseguró, bajo los principios de “solidaridad, igualdad, desarrollo económico, bienestar y oportunidades”. Él se declara feminista convencido.

Amores expuso claramente qué quiere para su pueblo y cómo lo quiere hacer, que es básicamente con diálogo, sentido común, en la calle y defiendo a ultranza la igualdad. Igualdad para las mujeres, para las personas con discapacidad o para impedir que las diferencias de cuna marquen el futuro de los niños.

En cuanto al qué quiere para su pueblo la lista es casi infinita, desde modernizar un colegio que tiene 70 años de existencia, hasta mejorar las entradas a La Roda pasando por nuevas especialidades médicas y generación de suelo industrial para la atracción de empresas o alternativas para los jóvenes. Todo ello como motor de empleo en el pueblo, que él pretende volver a convertir en la pujante cabecera de comarca que fue.

Para conseguirlo prometió ser “cansino” a todos los presentes, responsables públicos y vecinos, con especial atención al presidente de la Junta. “Emiliano, ha sido un honor formar parte de tu equipo en estos años y aprendí de ti a defender nuestra tierra por encima de todo” y por ello, aseguró va a llamar muchas veces a su puerta y a la de todos los consejeros del Gobierno de Castilla-La Mancha.

«Mi partido se llama La Roda y tiene 16.000 habitantes»

Amores tiene claro que “mi partido se llama La Roda. Y los militantes de ese partido son los casi 16.000 habitantes de este pueblo”, un municipio que quiere sea un referente de solidaridad.

Su método para conseguirlo también lo tiene claro. “Lo quiero hacer con diálogo, sentido común y lucha por la igualdad”.

En este sentido aseguró que “sabré escuchar con humildad, como lo he hecho toda mi vida. Y diálogo con todas las administraciones: “Hasta Bruselas si hace falta. Hasta allí llegará este alcalde para llamar a puertas que nos han sido lejanas durante demasiado tiempo”.

Page sobre Amores: "Encierra como un tarro de esencias lo mejor de la política y de las personas"

Decidido a “no voy a abrir batallas con el pasado” ni a hacer una “impugnación de la obra ajena”, Juan Ramón Amores se propone ser “cómplice” del tejido asociativo de La Roda, a quienes piden que “desborden” al ayuntamiento con sus iniciativas. “Quiero vuestra osadía, la necesito para que me ayudéis a tirar del carro”, dijo a las asociaciones rodenses.

Amores pide a su equipo esfuerzo diario y gobernar en la calle

A su equipo, al que se mostró enormemente agradecido por asumir el complicado reto de afrontar las elecciones, les pidió esfuerzo diario y gobernar desde la calle y los barrios, siempre con las puertas abiertas del ayuntamiento.

Hacer pedagogía de la política para explicar las cosas que no se puedan hacer, puertas abiertas, transparencia y bolsillos de cristal son las intenciones del nuevo alcalde, que no quiso despedir su toma de posesión sin recordar algunas de las frases que dieron la vuelta a España y que el pronunció al recibir el 31 de mayo la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha: “No dejen que la vida les golpee para sacar la mejor versión de uno mismo”.

Juan Ramón Amores con Page y sus padres
Juan Ramón Amores con Page y sus padres.