Desde el Balcón de ELAlcalde

"Indestructibles", por Juan Ramón Amores

24 horas después de hacer 20 kilómetros en una bici estática empujado por sus amigos, Juan Ramón Amores les recuerda, junto con sus canciones y sus momentos de juventud, cuando se sentían indestructibles… Un balcón my especial el que comparte hoy ELAlcalde de La Roda…

La música es parte fundamental de mi vida. Siempre la utilizo, en momentos buenos y malos; en tristes y alegres; en actividad y en pausa; en el coche, en casa y de paseo.

Desde bien joven siempre me gustó. Recuerdo en el «cole» cuando mi amigo Juan Escudero venía con la canción nueva de Mc Hammer. ¡Madre mía que recuerdos!

En mi pandilla Lalo, Paco, Josean, Luis y Chiqui formaban el grupo Greñas Al Cero. Bonitos recuerdos de juventud, de conciertos, de ensayos y de karaokes, en nuestro garito. Los Planetas, Los Piratas, Metallica, los Guns N’ Roses, Bon Jovi, Loquillo… y todo aquello que caía en nuestras manos y que compartíamos con nuestra gente.

Seguimos pidiendo esas canciones en Llanura

Crecimos con la música, maduramos con la música y a día de hoy todavía seguimos pidiendo en Llanura esas canciones que nos hacían tan felices e, incluso como decimos a Luis, toca las canciones más tristes.

Se han vuelto a juntar en aniversarios, en cumpleaños y bodas. Confieso que recuerdo con cariño aquellos tiempos y pienso que si hubieran querido y hubieran tenido un poquito de suerte, podrían haberse dedicado al mundo de la música.

Una semana después del peor día de mi vida…

Os recuerdo el 22 de noviembre de 2015, justo una semana después del peor día de mi vida… Aquel día no sonó música. Aunque no estabais todos, sé que estabais todos, pero dijisteis frases que no están escritas en ninguna canción, que seguro que ni recordáis pero que, como si de la mejor canción se tratará, ayudaron a curar mi alma.

Juan Ramón Amores con amigos ras saber que tenía ELA
Juan Ramón Amores con amigos tras saber que tenía ELA.

 

 

La canción de los indestructibles

Recuerdo el día en el que casi todos nos juntamos, con las familias, en una casa rural. Vivimos, sentimos, bebimos, comimos, reímos, lloramos, cantamos… Como si formáramos parte de la mejor canción jamás escrita, la canción de los indestructibles. La de una amistad a prueba de virus y coronavirus, a prueba de pérdidas y de enfermedades, a prueba de distancias. ¡No os puedo querer más!

Juan Ramón Amores con sus amigos de siempre
Con amigos en una casa rural.

 

Recuerdo mi despedida de soltero, en Cuenca, la mejor despedida del grupo, sin duda alguna. Sonó música y bailamos, ¡vaya que si bailamos! Y reímos, ¡vaya que si reímos.! Un fin de semana inolvidable, en el que como muchas veces decimos, no faltó nada.

Juan Ramón Amores con sus amigos de siempre
Juan Ramón Amores con sus amigos de siempre.

 

La canción perfecta para lo que estamos viviendo

Hoy he visto una canción en redes de uno de mis grupos preferidos, La Habitación Roja, y una de las canciones que siempre suena en mi playlist de favoritos: “Indestructibles”.

Una de esas versiones que se hacen desde casa, con personas cantando al ritmo de la música, inventando coreografías, buscando hacer, en definitiva, cosas que hagan que el tiempo pase más rápido pero, sobre todo, buscan ser más felices al ritmo de la música. Si escucháis la letra, es perfecta para lo que estamos viviendo.

Sé que parece eterno

Y que no cambiará

Que duele tanto

Que no se podrá borrar

Pero no queda más remedio que pasar

Por esto una vez más

No lo recuerdan ni los viejos del lugar

Nuestros gobiernos no aciertan a concretar

Si hubo algún indicio, alguna señal

Que lo hiciera sospechar

Tú me repites una y otra vez

Que ya no sientes lo que un día fue

La fuerza que nos mantendría unidos

Ante el más fatal de los destinos

Y es que a pesar de todo aún no sé qué es lo que pasó

Si tú y yo éramos tan felices

Y tú y yo éramos tan felices

Y tú y yo éramos indestructibles

Éramos indestructibles

Éramos indestructibles

Pues yo, hoy os digo, que volveremos a ser felices, que volveremos a ser indestructibles.

Por Laura y por Ángel

Quiero terminar con una dedicatoria especial para mi sobrina Laura, que hoy cumple 13 años. Lo celebraremos juntos más pronto que tarde. Hoy veo en mi salón esta foto y pienso en lo felices que éramos, sin darnos cuenta, sin valorar esas pequeñas cosas que teníamos a nuestro alcance.

Esta pandemia nos enseñará a querernos más y a valorar las pequeñas cosas con amigos, con familia y siempre con música.

Juan Ramón Amores con su sobrina Laura
Juan Ramón Amores con su sobrina Laura.

 

También va por ti Ángel, porque hemos superado momentos muy duros en la vida, porque me hubiera gustado siempre estar más cerca de ti, porque con nuestros defectos y virtudes siempre nos hemos querido y porque los Greñas Al Cero nos unieron aún más y por eso, no podemos perderlo. Te quiero amigo, feliz cumpleaños.

Juan Ramón Amores con su amigo Ángel
Juan Ramón Amores con su amigo Ángel.

 

Otras columnas «Desde el balcón de ELAlcalde»:

«Abro mi balcón para explicarte cómo me siento y aportar un granito de esperanza»

«Del cumpleaños a distancia de mi padre a cómo conocí a Laura», por Juan Ramón Amores

«Hay un bichito en la calle… ¿Cómo explicárselo a los niños?», por Juan Ramón Amores

«Para los justicieros de balcón también cambió la hora», por Juan Ramón Amores

«Ya nunca veréis igual a los docentes, el ejemplo de Mónica y mis compañeros», por Juan Ramón Amores

“El camino más largo y triste que has recorrido nunca”, por Juan Ramón Amores

«Sois sus ángeles de la guarda… Y los mayores, los vuestros», por Juan Ramón Amores

«Nunca te rindas», por Juan Ramón Amores

«¡Felices 103 años, Ana Josefa…! Al final la vida se abre camino», por Juan Ramón Amores

«Josefina y Carlos pronto pelearán por ti y por mí», por Juan Ramón Amores

«Desde la Roda al infinito… ¡Gracias por un cumpleaños inolvidable!», por Juan Ramón Amores

«Yo me muevo… Por favor, muévete», por Juan Ramón Amores

«Siempre hay un hilo positivo del que tirar», por Juan Ramón Amores

«¿Tienes algún plan mejor este sábado?», por Juan Ramón Amores

Nunca te rindas antes de intentarlo”, por Juan Ramón Amores

Columna Juan Ramón Amores
Ilustración: Inma Bañegil