Desde el Balcón de ELAlcalde

"Vida versus muerte", por Juan Ramón Amores

Hoy en su balcón Juan Ramón Amores ve cómo se marcha para siempre su tía Josefa, a la que no podrá despedir como quisiera y divisa el recuerdo de su querida Ángela…

Como si se tratara de un clásico del boxeo mundial que se repite día tras día, durante una eternidad, nos enfrentamos a este gran dilema, a este gran combate. Mohamed Ali, Tyson, Holyfield, o el mismísimo Rocky Balboa, hubieran luchado hasta le extenuación para conseguir la victoria.

Solo gana el que pelea

Y nosotros, que no estamos entrenados, debemos seguir su estela, porque solo gana la batalla el que pelea, el que no se rinde.

Conozco a Ángela Jiménez desde que era prácticamente un bebé. Ella ha crecido a mi lado y yo también crecí al suyo, aunque separados por unos cuantos años. Siempre ha sido invencible, imparable, no se rendía nunca, peleaba contra Goliat, siento un David cualquiera.

Valores que se llevan dentro

Valores que no se enseñan, que se llevan dentro y ella los llevaba, vaya que si los llevaba. Ahora, después de muchos años, se ha convertido en un pilar imprescindible en mi vida.

No solo es una de las caras que lleva a la asociación adELAnte por todos sitios, sino que ahora también es la encargada de sacarme esos valores que yo no llevo, cuidando mi cuerpo, como mi fisio particular.

Espero que esto pase pronto y puedas volver a casa a cuidarme, antes de que sea demasiado tarde.

Gracias por quedarte en mi vida y muchas felicidades mi pequeña.

Juan Ramón Amores y Ángela
Juan Ramón Amores y Ángela.

 

Te queda mucha vida por delante, y ojito si algún boxeador se atreve, porque con tus puños de acero no necesitarás mucha fuerza para vencerle. Sé feliz y sigue siendo tan buena como lo eres ahora.

Juan Ramón Amores y Ángela

 

Boni vuelve a casa tras 53 días contra el virus

Después de 53 días luchando contra el virus, ayer Boni llegó a casa. Vi el vídeo que compartió su hijo Sergio, con su hermano Hernán y su madre Mari Carmen y todavía se me ponen los pelos de punta. ¡Qué alegría amigos!, ver bajar del coche a Boni.

Todavía no tiene fuerzas, pero esas se recuperan y después de tanta lucha, no habrá nada que te pare en la difícil labor de vivir. Tus puños han derrotado al más duro de los boxeadores de los que te has enfrentado.

Volveré a montar contigo en el «tentos»

Pero de vez en cuando el boxeador al que te enfrentas es más fuerte que tú…

Ayer mi tía Josefa perdió la batalla y se nos fue. Sin duda, creo que parte de mi personalidad se la debo a ella. Soy igual de «pinche», de bromista… Ella siempre fue la del «tentos», que era como yo llamaba a su Seat 600 cuando era pequeño y me quería subir.

No había vez que fuera a ver a mi abuela y no pasará a verla. De toda la familia de mi padre, quizá ella era la mas juerguista. Sin embargo, decidió irse sin contar a la mayoría lo que le pasaba. No hace mucho que hablé con ella por teléfono, porque me dijeron que estaba pachucha, pero no me dijo nada más que… «son cosas de la edad».

No te llevó el virus, pero él nos impide acompañar a tu hijo, a tu nuera, a tus nietos, hermanos y hermanas, en tu despedida y poder llorar en compañía y no en soledad como hoy lo hacemos.

Quizá esto sea lo peor de lo que estamos viviendo, porque morir, moriremos todos, pero es muy triste tener que hacerlo sola.

Pero tía, tranquila, que «solo muere lo que se olvida».  Y siempre sonreiré al pensar que volveré a montar contigo en el «tentos».

Boda de Juan Ramón Amores
Un beso fuerte a mis tías María y Josefa, que ya no están.

 

Comparto con todas las personas que me leen hoy una canción dedicada a mi tía, una de mis canciones preferidas.

 

Yo hoy lucho para recuperar mi voz, aunque como bien dibuja mi querida Inma Bañegil, «mi corazón llega adonde no llega mi voz» y, aunque hoy no pueda gritar y llegar lejos, mi corazón está contigo.

Ilustración de Inma Bañegil
Ilustración de Inma Bañegil.

 

Por favor, si os encontráis en el camino a uno de esos boxeadores tan duros, no dejéis de pelear, porque antes de llegar a la muerte tenemos que ser capaces de vivir un poco más.

Otras columnas «Desde el balcón de ELAlcalde»:

«Abro mi balcón para explicarte cómo me siento y aportar un granito de esperanza»

«Del cumpleaños a distancia de mi padre a cómo conocí a Laura», por Juan Ramón Amores

«Hay un bichito en la calle… ¿Cómo explicárselo a los niños?», por Juan Ramón Amores

«Para los justicieros de balcón también cambió la hora», por Juan Ramón Amores

«Ya nunca veréis igual a los docentes, el ejemplo de Mónica y mis compañeros», por Juan Ramón Amores

“El camino más largo y triste que has recorrido nunca”, por Juan Ramón Amores

«Sois sus ángeles de la guarda… Y los mayores, los vuestros», por Juan Ramón Amores

«Nunca te rindas», por Juan Ramón Amores

«¡Felices 103 años, Ana Josefa…! Al final la vida se abre camino», por Juan Ramón Amores

«Josefina y Carlos pronto pelearán por ti y por mí», por Juan Ramón Amores

«Desde la Roda al infinito… ¡Gracias por un cumpleaños inolvidable!», por Juan Ramón Amores

«Yo me muevo… Por favor, muévete», por Juan Ramón Amores

«Siempre hay un hilo positivo del que tirar», por Juan Ramón Amores

«¿Tienes algún plan mejor este sábado?», por Juan Ramón Amores

Nunca te rindas antes de intentarlo”, por Juan Ramón Amores

«Indestructibles», por Juan Ramón Amores

“Besos, ya tengo ganas de besos”, por Juan Ramón Amores

“Todavía no hemos llegado a la cima, no empieces a ‘desescalar’», por Juan Ramón Amores

«Algo que me atormenta en los últimos días», por Juan Ramón Amores

«Después de 43 días sin salir a la calle…», por Juan Ramón Amores

«Busco siempre una buena noticia para continuar luchando», por Juan Ramón Amores

«Leer, la mejor escapada en confinamiento», por Juan Ramón Amores

«No es un domingo cualquiera», por Juan Ramón Amores

«Reinventarse en tiempos de coronavirus», por Juan Ramón Amores

«Gracias por tu inolvidable legado, amigo Antonio Carrilero», por Juan Ramón Amores

«Hace un año y hoy, contigo Emiliano»; por Juan Ramón Amores

Columna Juan Ramón Amores
Ilustración: Inma Bañegil.